¿Cuáles son las mejores patatas para hacer cachelos para el pulpo?

Expertos en la Gastronomía gallega, como somos en Gadisa, hoy vamos a aclarar un término que todas las personas creen tener claro y, que, sin embargo, origina mucho debate porque se utiliza para hacer referencia a cosas distintas. Resolveremos esa duda y luego haremos recomendación de qué patata elegir para hacer cachelos para el pulpo.

Bien, para la gran mayoría de españoles, los cachelos son las patatas gallegas. Como es una elaboración típica de Galicia, se ha extendido ese término para nombrarlas. Por supuesto, es erróneo. Cachelos es una forma de cocinar las patatas gallegas, pero no es el nombre de todas las patatas gallegas (hay muchos tipos distintos).

Pero incluso dentro de Galicia, hay debate sobre qué son realmente los cachelos. Bien, muy antiguamente se denominaba cachelo a la parte de la patata que se planta para el cultivo. Es decir, una parte pequeña que tiene lo que llamamos ojo. Es un cacho pequeño (de ahí el nombre de cachelo). Este término avanzó y ahora sirve para hacer referencia a la forma de cocinarlas.

Pero no significa lo mismo en toda Galicia. Siempre hace referencia a que se cocinan cocidas sin ningún otro condimento que no sea sal. Eso sí, para las personas de interior ese es el único requisito para llamarlas cachelos, mientras que las personas de costa restringen el término a las patatas cocidas con piel.

beneficios del pescado

¿Qué patatas elegir para hacer cachelos?

Aclarado ese aspecto y establecido que hay muchas especies de patatas gallegas, ¿cuáles serían las mejores para hacer cachelos?

En general, lo importante es que busques patatas que estén recomendadas para su cocción. Si quieres elegir patatas de origen gallego, las Kennebec seguramente sean las más utilizadas para hacer cachelos.

Cómo hacer cachelos para el pulpo

Lo primero que debes hacer es lavarlas bajo el grifo, para eliminar restos de tierra. A continuación, hay que cocerlas en agua abundante (debe cubrir todas las patatas), simplemente con sal (también puedes añadir unas hojas de laurel). Esta forma de cocción les otorga un sabor mucho más intenso y son ideales para acompañar pescado frito y, por supuesto, pulpo.

Deben cocerse a fuego moderado hasta que, al pincharlas con un cuchillo o tenedor, se noten tiernas. Es importante que no utilices fuego muy alto, ya que esto podría romper la piel de la patata. Una vez listas, para acompañarlas con pulpo, lo ideal es mezclarlas con sal, pimentón y aceite de oliva.