TU DESPENSA TIENE MÁS DE LO QUE CREES, APROVÉCHALO

TU DESPENSA TIENE MÁS DE LO QUE CREES, APROVÉCHALO

¡Puedes hacer postres riquísimos con muy poco! Echa mano a tu creatividad y a tu vena de reposterx. Te retamos a hacer estas 2 recetas con ingredientes que tenemos en la despensa.

Seguimos con la serie de recetas e ideas para aprovechar los ingredientes que ya tienes en casa o que te han sobrado de otras recetas. Empezamos por un clásico: ¡flan de huevo!

Como en la mayoría de las recetas que conllevan horneado, tenemos que poner el horno a calentar, no muy fuerte, a 160 grados aproximadamente. Mientras, nos ponemos con el caramelo, para lo que necesitamos alrededor de 150gr de azúcar, a la que doraremos en un cazo mientras removemos hasta que coja el color deseado. Cuando esté, lo pintamos en los moldes y dejamos que se enfríe.

¡Ahora viene lo bueno! Para empezar, infusionamos medio litro de leche y 120ml de nata, a los que añadimos un trocito de cáscara de limón y de naranja, y unas semillas de vainilla. Le damos un hervor y dejamos que se temple, sacando las cáscaras y demás. 

Mientras se enfría esta primera mezcla, hacemos otra con 3 huevos y el azúcar (otros 150gr) y batimos. Cuando esté integrado añadimos la mezcla anterior colada y volvemos a batir. Y cuando ambas mezclas estén ya bien homogéneas, rellenamos los moldes y los ponemos al horno en baño maría durante 45 minutos aproximadamente. Ahora solo queda que se enfríen ¡y a servir! 

Y finalizamos con un postre más internacional: unas crepes o filloas de leche, que, además de ser un postre muy típico, sirven de merienda y puedes ponerles lo que se te ocurra y tengas en casa como relleno.

¡Empecemos! En un cuento batimos (no muy fuerte, moderadamente) 2 huevos, 2 cucharadas de aceite, otra de azúcar y un pizca de sal. Tras unos minutos, añadimos 1 vaso de leche a la mezcla y seguimos batiendo. Después, con mucho cuidado y poco a poco 125 gramos de harina tamizada sin dejar de remover: es importante que no quedan grumos. Cuando hayamos acabado, protegemos el cuenco y dejamos reposando la mezcla en la nevera una o dos horas.

Ahora ya solo queda cocinar: doramos en una sartén una fina capa de la mezcla sobre 2 minutos por cada lado hasta que quede dorada a tu gusto, ¡y voila! 

Esperemos haberte dado alguna idea, no te pierdas consejos y recetas como estas en nuestras redes sociales oficiales:
 FacebookInstagram y Twitter.

Miercoles 31 Octubre 2018
Volver